fbpx
Español con nosotros

CINCO DUDAS FRECUENTES SOBRE LA PRONUNCIACIÓN DEL ESPAÑOL

Por 21 noviembre, 2019 No hay comentarios

El Instituto Cervantes y la editorial Espasa han presentado este año el libro Las 100 dudas más frecuentes del español, una guía sencilla, útil y amena para resolver dudas habituales sobre el uso correcto de nuestra lengua, dirigido a todos los hablantes nativos o no que desean hablar y escribir bien, según la norma culta. En el libro se aclaran dudas sobre acentos, signos de puntuación, concordancia, preposiciones, extranjerismos… 

Nosotros, en primer lugar, vamos a ocuparnos de la duda más general de todas, origen de discusiones y debates de mayor o menor intensidad, ya que afecta a la propia denominación de nuestro idioma.

¿Castellano o español?

Diferencia entre español o castellano

La RAE en su Diccionario panhispánico de dudas aclara que para designar la lengua común de España y de muchas naciones de América, y que también se habla en otras partes del mundo, son válidos los términos castellano y español.

Según el mismo diccionario, el término español resulta más recomendable, ya que se refiere a la lengua materna de más de cuatrocientos millones de personas. Además, es la denominación que se utiliza internacionalmente (Spanish, espagnol, Spanisch, spagnolo, etc.).  

Aunque castellano es sinónimo de español, se prefiere reservar este término para el dialecto románico nacido en el Reino de Castilla durante la Edad Media o al dialecto del español que se habla actualmente en dicha región. En España, se usa también la palabra castellano para referirse a la lengua común del Estado en relación con las otras lenguas cooficiales (catalán, gallego o vasco) en los territorios en los que se hablan.

Cinco dudas de pronunciación en español

5 errrores comunes cuando aprendes español


¿Cómo se pronuncian la
s, la z y la c + e, i (seseo y ceceo)?


El seseo y el ceceo son dos alteraciones que afectan a la pronunciación de la
s, la z y la c + e, i en algunas zonas de España y América.

El seseo, el fenómeno más frecuente entre los hablantes de español (Andalucía, Canarias y prácticamente toda América), consiste en pronunciar como sonido /s/ las palabras que se escriben con ce, ci o z (por ejemplo, la c de cielo y la z de corazón se pronuncian como s de Salamanca). El seseo pertenece a la norma culta de los lugares en los que se produce.

El ceceo, en cambio, está mucho menos generalizado (algunas zonas de Andalucía y en puntos muy aislados de América) y tiene mucha menor aceptación social que el seseo. Consiste en pronunciar con el sonido /z/ las palabras que se escriben s (por ejemplo, pronunciar la  palabra sopa como *zopa).

b y v en el idioma español¿Se pronuncian de forma distinta la b y la v?

Las letras b y v representan en español el mismo fonema /b/ y por tanto actualmente no existe diferencia en la pronunciación de ambas letras. Hasta el siglo XVI la b y la v representaban sonidos distintos, pero posteriormente se perdió la diferencia en la pronunciación, aunque se mantenga en la escritura.

La pronunciación de la letra v como labiodental fricativa (apoyando los dientes superiores sobre el labio inferior y dejando salir el aire a través de ambos elementos) solo se da de forma natural en hablantes españoles de unas zonas muy concretas (valencianos, mallorquines y catalanes) por influencia de su lengua regional o en algunas zonas de América por influjo de lenguas amerindias. Para el resto de los hispanohablantes este tipo de pronunciación se considera afectada.

¿Cómo se pronuncia la -d cuando está al final de una palabra?

En posición final de sílaba y sobre todo en posición final de palabra, como en Madrid, la d en español se pronuncia de forma relajada y debilitada. La relajación puede hacer que incluso llegue a perderse el sonido, aunque este fenómeno solo es aceptable en la lengua coloquial, no en la lengua cuidada. También se considera fuera de la norma culta la sustitución de la –d por el sonido de la t o el de la z, que se produce en algunas zonas del español.

¿Cómo se pronuncia la x de México?

La palabra México es una mezcla de las palabras del náhuatl metztli (luna), xictli (ombligo) y co (lugar), por lo que significaría lugar en el ombligo de la luna. Aunque la palabra México, al igual que otros topónimos americanos como Texas u Oaxaca y sus derivados, se escribe con equis, dicha letra debe pronunciarse como jota /j/, pues la pronunciación /ks/ para la x en estas palabras se considera un anglicismo.

En la Edad Media, la grafía x representaba un sonido cuya pronunciación era similar al de /sh/ en inglés y al de /ch/ en francés actuales. Por ejemplo, la palabra dixo, hoy, dijo, se pronunciaba /dísho/. Este sonido evolucionó a partir del siglo XVI hasta convertirse en el sonido velar fricativo sordo /j/, que en la escritura moderna se representa con las letras j o g, aunque en estas palabras conserven la grafía arcaica.

 ¿Cómo se pronuncian las palabras que contienen la w?

La uve doble en América tiene otras denominaciones como ve doble, doble ve y, en México y algunos países de Centroamérica, doble u, por calco del inglés (double u). Su plural es, según los casos, uves dobles, ves dobles, dobles ves o úes

La letra w, que inicialmente no formaba parte del abecedario latino, puede pronunciarse de diferentes formas:

  • Como un sonido vocálico /u/ o como la secuencia de sonidos /gu/ cuando la w forma diptongo con la vocal siguiente. Son palabras generalmente procedentes del inglés: waterpolo, se pronuncia [guaterpólo], sándwich [sánguich], hawaiano [jaguaiáno].
  • Como un sonido consonántico /b/ cuando la w aparece en palabras de origen visigodo o procedentes del alemán: Wagner [bágner], wolframio [bolfrámio], Wenceslao [bencesláo]. En algunas zonas la w se pronuncia también como [b] cuando va entre dos vocales: Kuwait [kubáit], Hollywood [jólibud].

En muchas palabras incorporadas desde hace tiempo al español, la w etimológica ha sido reemplazada por v: vagón, vals, vatio. Actualmente, puesto que la w está incorporada a nuestro alfabeto, la Real Academia propone conservarla en aquellos préstamos que la contienen (kiwi, waterpolo).

Hasta aquí, una pequeñísima muestra de las dudas que el libro publicado por el Instituto Cervantes y la editorial Espasa nos puede resolver a todos los que nos esforzamos en hablar cada día un poco mejor la lengua de Cervantes.

 

Dejar un comentario